Al menos un hombre murió ayer, jueves, y otro resultó herido de bala durante la jornada de protestas que paralizó la capital haitiana, en una nueva movilización que pretende forzar la renuncia del presidente, Jovenel Moise.
Las dos víctimas iban en la manifestación y se pusieron a robar a otras personas en la calle, cerca del Palacio Nacional, y un desconocido les disparó, explicó un policía a Efe en el lugar de los hechos.
El herido fue evacuado en una ambulancia de la Cruz Roja y el fallecido quedó tendido en la calle, ante la mirada de decenas de curiosos.
Este jueves se produjo una manifestación que congregó al menos mil personas en el centro de Puerto Príncipe y que, posteriormente, se dividió en dos. El grupo más numeroso marchó, en su mayoría de forma pacífica, hacia Champs de Mars, parque situado en frente del Palacio Nacional, mientras que el otro se dirigió hacia la Embajada de Estados Unidos. Al llegar a las puertas del Palacio Nacional, una decena de policías, con amenazas, pero sin usar material antidisturbios, disuadieron a los manifestantes de acercarse más a la sede del Ejecutivo. La capital haitiana estuvo paralizada ayer, la gran mayoría de los comercios tenían sus puertas cerradas y numerosas calles estaban cortadas por barricadas montadas con piedras y adoquines, neumáticos ardiendo o ramas de árbol.