Abandonada por su madre con apenas dos meses de nacida, la vida para Escarla Peña Roque no ha sido fácil, su abuela, María Antonia Beato desde entonces está a cargo de su cuidado. Con tan solo 9 años, la niña sufre de una condición genética llamada Neurofibroma Facial, un tumor benigno que alteró su ojo izquierdo, hasta deformarlo y que, si continúa creciendo, puede afectar toda la cara.

El tumor  le fue diagnosticado  cuando tenía un año de edad. Sus familiares realizaron varias recolectas para operar a la pequeña, hace dos años, en el Hospital Traumatológico Profesor Juan Bosch de Bonao, pero debido a que perdió mucha sangre en el quirófano, no lograron extirpar la masa.

Por su condición, la felicidad de Escarla se ha convertido en tristeza, en la escuela, sus compañeros le hacen bulling, identificándola con nombres despectivos debido a la deformación que sufre, su familia quiere que Escarla pueda llevar una vida normal, jugando y sonriendo como debe hacerlo una niña de su edad, es por esto que piden ayuda para poder operarla, ya que  no cuentan con los recursos.

El costo de la operación, que se le realizará en Cedimat, es de RD$279,000 para evitar que el tumor siga creciendo y deforme su cara.

La fundación Jompéame, a través de su plataforma digital, está recaudando fondos para la pequeña, pero aún no ha colectado el monto total.

Los aportes se pueden realizar a  la cuenta corriente Banco Popular: 808206155, de ahorros BHD León: 25342400011 o de ahorros Banreservas: 9601722003 a nombre de Jompéame.

Dejar respuesta