Santo Domingo.- La diputada por la circunscripción número 1 del Distrito Nacional y vicepresidenta del opositor Partido Revolucionario Moderno (PRM), Faride Raful, emitió unas declaraciones que laceran e impactan negativamente a cientos de jóvenes emprendedores que se dedican a generar contenidos de calidad mediante sus respectivos medios digitales.

La confrontación surgió a raíz de que Raful dijo en una entrevista televisiva que solicitó a la Dirección General de Comunicación de la Presidencia (DICOM), todas las colocaciones de publicidad que había hecho en el último año, en los diferentes medios de comunicación.
Indicó que tras auditar el 1 % de las cuatro carpetas que le envío DICOM, el 95 % de las contrataciones corresponden a medios digitales, a cuyos periodistas nunca ha escuchado, y que tienen entre 10 y 20 seguidores, pero que son las “llamadas bocinas del Gobierno”.

Sin embargo, estas declaraciones vulneran el trabajo serio y apegado a la ética, que se realiza a diario en portales digitales como este. (Aunque nunca hemos tenido anuncios del DICOM).
Asimismo, a estudiantes de Comunicación Social que aspiran a enfocarse en el periodismo digital, adentrándose a los nuevos tiempos tecnológicos.

Las afirmaciones realizadas por la diputada perremeísta afectan directamente las metas que se proponen jóvenes promesa en el periodismo digital, quienes han utilizado esa plataforma para obtener un sustento económico que les permita continuar sus estudios y apoyar a sus familiares.

De manera que el apoyo que la DICOM proporciona a los microempresarios de comunicación, no es más que un aporte a aquellos que no han tenido la oportunidad de pertenecer a un medio de comunicación privado o gubernamental, y que por iniciativa propia desean superarse dignamente con su propio medio digital.

Como una persona “al servicio del pueblo”, estas declaraciones no se apegan a trabajar a favor del pueblo y en el mayor de los casos, a favor de los más necesitados.