El presidente Danilo Medina afirmó este viernes, en un acto en el que fue reconocido por la Asociación de Ganaderos de Nisibón, que nunca en la historia de República Dominicana se había reducido la pobreza en un período de tiempo tan corto en más de 20 puntos porcentuales.

“Hoy la pobreza del país está situada en 21 % y la encontramos en 42 % cuando llegamos al poder en el año 2012. Y si esa gente ha dejado de ser pobre, ¿en qué se han convertido? Se han convertido en clase media”, dijo el mandatario en su discurso de agradecimiento en la provincia La Altagracia.

No obstante, reconoció que todavía hay personas que ya están en clase media, pero que se conocen como clase media vulnerable; y que el compromiso que tiene de cara al futuro es fortalecer a esos pobres que van dejando de pertenecer a ese sector del país y se van consolidando como clase media.

Explicó que ha superado con creces el compromiso que hizo a los productores agropecuarios en término de prestación de recursos tras comprometerse a bajar la tasa de interés a 12 %,  lo que asegura hizo en el segundo año y que hoy está al 8 %.

“Yo eso lo tenía bien claro antes de llegar a la Presidencia, por eso hice todos los compromisos que acordé con el sector agropecuario y para satisfacción mía, hoy puedo decir que he cumplido con la palabra empeñada en mi primera campaña electoral”, aseguró.

El jefe de Estado manifestó que todo eso le ha ayudado a reducir la pobreza, que calificó como su mayor compromiso con la nación.

“Ya la República Dominicana de hoy es un país de clase media, por eso es que el consumo de leche está creciendo. Por eso es que está creciendo el consumo de carne de pollo, por eso es que está creciendo el consumo de arroz, el consumo de carne vacuna”, argumentó.

Modelo económico
Sobre el controvertido modelo económico, que ayer defendió el ministro de Obras Públicas, Gonzalo Castillo, expresó que en estos momentos el país vive el modelo de política económica ideal, idílico, que a su juicio tiene altos niveles de crecimiento de la economía y baja inflación, “es difícil conseguir esa combinación en cualquier economía del mundo”