Martes, jueves y sábado, Lucrecio se sienta en las gradas a apoyar a su hijo Abel de Jesús en sus prácticas de tenis.

Abel nos representará en el Primer Torneo Invitacional Mundial de Tenis de Olimpíadas Especiales a celebrarse en noviembre en nuestro país.