SANTO DOMINGO. –   La presidenta de la Segunda Sala Penal de la Suprema Corte de Justicia, Miriam Germán Brito, no se conformó con exigirle al presidente de la Suprema Corte, Mariano Germán Mejía, responder a la “falta de respeto” del Ministerio Público, también refutó sus acusaciones diciéndole al procurador general de la República que sus “insultos por encargo” pueden ser vistos como una proyección de temores y falencias.

En una carta dirigida a Jean Alain Rodríguez, la magistrada señaló que las expresiones de Laura Guerrero Pelletier, directora de la Procuraduría Especializada contra la Corrupción Administrativa (PEPCA), por el caso Odebrecht, son un insulto a los quince jueces que conforman la Suprema porque con sus decires los “coloca como favorables a la impunidad y a los procesados”.

“Ustedes creen que todo se resuelve poniendo una implacable presión mediática, eso a la larga no funciona, además de que no es aceptable, parece como que su propósito fuera crear una pugna que nos lleve a un mal de fondo”, refirió en la misiva enviada el 2 de julio a Rodríguez.

“Ustedes corren el riesgo de que sus insultos, algunos por encargo, sean vistos como una proyección de temores y falacias. Si surge un malestar de fondo lo crearon ustedes y eso es lamentable”, concluye la juez.

“La incontinencia verbal de quien jerárquicamente depende de usted y por tanto usted es responsable, ni siquiera reparó en que su accionar la colocaba como pasible de violación a la Ley 6132” sobre expresión y difusión del pensamiento, represó Germán Brito.